Problemas frecuentes del termostato del coche

Cuando surge una avería en el termostato el funcionamiento del motor del vehículo se verá directamente afectado, ya que puede llegar a recalentarse mucho lo cual es un fallo bastante serio por las consecuencias que podría desatar, como acabar por completo con el termostato, la junta de culata y el radiador. Los motivos por los que el termostato llega presentar inconvenientes son muy diversos, por lo que es perentorio llevarlo al taller al tener sospechas que se trate de esta pieza.

Averías comunes en el termostato

El termostato permanece siempre abierto

Cuando el termostato no se cierra, existen dos vías diferentes por las que puede identificarse la razón:

La máquina trabaja a bajas temperaturas: si el motor funciona de forma irregular en frío sin que logre calentar lo suficiente, puede que el termostato se haya quedado abierto y eso hace que el refrigerante circule en exceso.

El aire de la calefacción no es caliente: el sistema de calefacción también depende en parte del de refrigeración. Utiliza el calentador, el cual acumula el calor generado por el motor para después expulsarlo hacia el habitáculo. Como el termostato se ha quedado abierto, el motor no se calienta como debería y por ello no se envía el aire caliente hacia el interior.

El termostato permanece siempre cerrado

Cuando el termostato se cierra y permanece así, el calor que se produce es demasiado debido a que el refrigerante que circula es insuficiente y presenta problemas para llegar desde el motor hasta el radiador. Con frecuencia ocurre que la temperatura del motor varíe de forma continua a casusa del desperfecto del termostato. Aparte con el calor se acumula mucha presión, ocasionando demasiadas averías a la junta de culata, lo cual sería una reparación bastante cara.

Es probable que la avería del termostato genere fugas del refrigerante desde el colector. Esto se da cuando la junta del termostato ubicada entre este y el colector pierde su estanqueidad por el calor que recibe y le produce imperfecciones.

Cuando el termostato se encuentra en mal estado consume mucho más combustible de lo usual, ya que este se condensa alrededor de los cilindros y no se quema de forma correcta. Esto sucede debido a que el motor está trabajando en frío. Entonces el motor requerirá mayor cantidad de combustible para poder funcionar de manera óptima.

Esta y otras averías pueden evitarse teniendo el mantenimiento y las revisiones al día, de esa manera es posible detectar problemas antes de que se agraven. Para adquirir las piezas que se deban reemplazar podría valerse de piezas de segunda mano, consultando en una central de desguaces en línea le será más fácil y seguro localizarlas ya que suelen ser empresas verificadas y de prestigio, desde desguaces de nissan hasta Tata, Jeep y otras marcas.

Los comentarios están cerrados.