La ansiedad y la comida

Hablar de la ansiedad, es referirse a un conjunto de factores y elementos, que conllevan a la alteración de la mente, produciendo así que esta reaccione de una forma exagerada ante estímulos externos, provocando un sentimiento exagerado de miedo y estrés. En general, se trata de una alteración que afecta a las personas, aunque sea en su más mínima forma.

Cuando estas alteraciones, incrementan y forman parte de la cotidianidad de las personas, tiende a evolucionar, ocasionando un trastorno de la ansiedad, que produce una fuerte inquietud e inestabilidad en la persona afectada, tanto a nivel mental como físico, siendo el primero, la causa fundamental. Sabiendo cómo controlar la ansiedad, se logra disminuir este riesgo, que afecta al organismo de distintas maneras.

Ansiedad y los alimentos

La ansiedad, en mayor o menos medida, tiende a incidir directamente en la forma en cómo reacciona nuestro cuerpo, además de la mente, ante diferentes estímulos. La alimentación, tiende a ser uno de esos puntos en los que la ansiedad causa mayores problemas en el organismo.

Al sufrir mentalmente, por diversas alteraciones descontroladas, que detonan en miedo y estrés, el cuerpo canaliza estas mismas en busca de una forma de protección, pero que indirectamente ocasiona un desorden en el balance del mismo. La ansiedad por comer, se visualiza como una  forma en la que el cuerpo responde a la alta carga emocional proveniente de la mente.

Pese a que no existe un mecanismo que permita erradicarla inmediatamente, al entender cómo controlar la ansiedad, también se logrará, con un poco de voluntad y determinación, controlar la forma en la que se manifiesta en el organismo. Todo esto, siempre teniendo en cuenta que, de producirse en un nivel muy alto, es recomendable solicitar asistencia médica para garantizar su correcto tratamiento.

Consejos para reducir la ansiedad por comer

El consumo de algunos alimentos, que se incrementa durante este estado, puede ocasionar serios daños en el organismo, así como aumentar las posibilidades de sufrir adicción por los mismos.

Algunos consejos para evitarlo:

  • Consumir agua constantemente: Entre 6 a 8 vasos al día.
  • Reducir el consumo de azúcar: Si no se puede eliminar, reducirlo al mínimo.
  • Distraer la mente: Libros, películas, actividades recreativas ayudarán
  • Dormir: El descanso mantendrá el cuerpo y la mente balanceada.
  • No saltarse comidas: De hecho, se recomienda añadir 2 o 3 raciones –pequeñas- al día
  • Consumir frutas y cereales: Eliminarán las tentaciones, dándole energía al cuerpo por los nutrientes y vitaminas que poseen.

Los comentarios están cerrados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *