¿Qué es una escort?

A continuación, vamos a hablarte del servicio que te puede proporcionar una escort, mejor conocida como dama de compañía, y de la diferencia que puede existir entre este trabajo y el de la prostitución, con el que a veces se le confunde.

De esta forma podrás las dudas que existen en torno a esta práctica y si estás interesado en contratar este servicio, sabrás exactamente a qué te enfrentarás y no te llevarás ninguna sorpresa.

 Lo que significa ser escort o dama de compañía

Un o una escort es una persona que actúa según el contrato establecido por un cliente como acompañante para reuniones, salida, eventos, fiestas, etc., todo bajo una cuota de precio establecido y él o ella pueden establecer si desean o no tener llegar a tener relaciones sexuales.

Lo que hace atractivo al servicio de un o una escort como acompañante no solo es que la persona disponga de un amplio vigor y atractivo físico, sino que, además, esta pueda poseer un gran nivel intelectual, por lo que podrás conversar durante horas sin aburrirte e impresionar a tus amigos.

Así que lo que caracteriza principalmente a una dama de compañía es precisamente su capacidad de dar compañía, su nivel de cultura y su capacidad de dialogar. Sí bien en este mundo el sexo puede comprarse también, se paga por la compañía de la persona.

¿Cuál es diferencia entre una escort y la prostitución?

A pesar de que se suele considerarse este servicio como una prostitución de alto nivel, la gran verdad es que las personas que ejercen esta práctica suelen tener un alto nivel económico y hay un contrato de por medio ya sea escrito o en vía digital. Las prostitutas, por el contrario, no poseen contratos más allá de alguna clausula verbal.

Otra cosa a considerar es que las escort disponen de un completo control en el ámbito de relaciones sexuales, por lo cual al contratar un o una escort no hay garantía de tener sexo. Las prostitutas son específicamente para la actividad sexual.

En contra posición, en la prostitución, el contrato –cuando lo hay– es mayormente oral y la garantía se fundamenta de intercambiar un bien monetario por tener relaciones sexuales.

Por ende, podemos distinguir una práctica de la otra porque a pesar de que en ambas pueden contratar a personas, las libertades y beneficios sociales que tiene un escort son mayores.

Partiendo de todo lo anterior, esperamos haberte despejado de las dudas de esta práctica, para que no caigas en los malos rumores que suelen rodear a este trabajo y que lo tengas muy presente por si deseas contratar a una escort.

Ahora bien, si vives en Bilbao y necesitas una acompañante para alguna reunión formal, recuerda que existen también servicio de las escorts en Bilbao para que  puedas ir tranquilamente a presumir a tu pareja de esa noche con tus amigos.

 

Los comentarios están cerrados.