Cerrajeros en España: un oficio indispensable

‘’Es la cerrajería una de las formas más antiguas de la ingeniería de seguridad’’

Conocemos que la cerrajería es un oficio especializado en la reparación y en el mantenimiento de candados, cerraduras, cerrojos y cilindros, y en el cual el cerrajero (así se le denomina a quien lo ejerce) es capaz de trabajar con todos los sistemas de cerraduras empleados y utilizados para la protección y seguridad de las viviendas, negocios, oficinas, en fin, cualquier inmueble que se quiera resguardar.

La labor de los cerrajeros se podría resumir al trabajo y dedicación que emplean estos profesionales para desarrollar y llevar a cabo todos aquellos mecanismos y métodos que comparten un fin específico: la protección de los preciados y valiosos hogares, los bienes y los otros diversos inmuebles de las personas, además de brindarle seguridad y protección a sus seres queridos, evitando y minimizando la posibilidad de que algún intruso o ladrón violara su privacidad y/o propiedad, algo que cualquier cerrajería barata en Madrid podría hacer.

Claramente, la labor del cerrajero es entonces indispensable e imprescindible hoy en día, pues fácilmente es este un protagonista y garante en la calidad de vida y el bienestar de cada persona, y a fin de cuentas, de la sociedad.  El cerrajero no sólo debe cumplir con la función de reparación y mantenimiento de  las cerraduras, de los candados, cilindros y cerrojos, sino que  de la misma manera el ejercicio del oficio puede conllevar a especializarse en otras áreas distintas y/o más específicas y por supuesto de la seguridad del hogar debido al incremento de robos en hogares de la ciudad.

Se trata de un trabajo que combina la artesanía con la formación en los más avanzados mecanismos y métodos encargados de la protección de los hogares, y dichosamente, en España tenemos un grandioso nivel de profesionales en este campo de la seguridad y el mantenimiento de estos sistemas y al mismo tiempo el aumento del bienestar y calidad de vida de los españoles.

En todo lo ancho y largo de nuestro territorio, encontramos cerrajeros con una gran calificación y calidad, que además presentan una inmejorable predisposición al trabajo y un servicio apasionado.

Este maravilloso arte se transmite de persona a persona, aunque algunos conocimientos esenciales se adquieren de manera empírica, sin embargo, en la actualidad existen escuelas técnicas de cerrajería, y guías y manuales para practicar, si se pretende aprender el oficio.

Entre las tareas desempeñadas por los cerrajeros se cuentan, además de la instalación, mantenimiento, preservación, restauración y cambio de los sistemas de seguridad en los distintos tipos, marcas y modelos de puertas de viviendas, tiendas u oficinas y sus cerraduras, otras labores que señalaremos a continuación.

La apertura de puertas de autos, otros inmuebles y de edificios cuyas llaves se han extraviado, además de la comercialización de cerraduras, cerrojos y candados, la realización de copias de llaves existentes, lo que exige de un taller especializado, de matrices para la elaboración de llaves y de maestría en el manejo de las herramientas, la fabricación de “llaves maestras” para una serie de cerraduras similares, y la fabricación de llaves a partir de cerradura, es decir, sin copia de llaves, lo que resulta ser una técnica especialmente compleja y delicada.

Los comentarios están cerrados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *